Biofitness (Electroestimulación Integral Activa) ¿Es oro todo lo que reluce?

mayo 16, 2016 - by admin - in Fisioterapia, Noticias

No Comments

De un tiempo a esta parte se ha puesto muy de moda el “biofitness” (el entrenamiento con un traje especial que a través de unos electrodos conectados a una máquina de electroestimulación emiten una serie de descargas eléctricas que generarán contracciones musculares). Podemos encontrar este tipo de servicios no solo en centros de rehabilitación si no también en multitud de gimnasios e incluso centros de estética.

Desde KiddoSalud os recomendamos que siempre os pongáis en manos de personal especializado y correctamente formado ya que este tipo de entrenamientos no está libre de riesgos (alguno potencialmente grave) y por tanto no puede ser dirigido por cualquiera. Las contraindicaciones del “biofitness” son las mismas que las que se aplican a tratamientos con electroestimulación y esto implica que se necesita un estudio y anamnesis (exploración y recogida de antecedentes) del paciente, con un buen diagnóstico diferencial, descartando posibles patologías. Por lo tanto, la persona que aplique y dirija esta actividad debe ser un profesional altamente cualificado.

Casi todos los fabricantes de este tipo de aparatos anuncian a bombo y platillo que una sesión de unos 20 minutos de ejercicio con su dispositivo equivale a 3-4 horas de entrenamiento tradicional en el gimnasio. En KiddoSalud hemos realizado nuestra correspondiente búsqueda bibliográfica para saber que dicen los estudios científicos sobre la verdadera eficacia de la electroestimulación y el ejercicio.

Dehail y colaboradores publicaron en el año 2008 un artículo titulado “Electrical Stimulation and muscle strengthening.” en “Annales de réadaptation et de médecine physique” en el que concluían, tras una revisión sistemática de la utilización de métodos de electroestimulación para la ganancia de fuerza muscular, que aunque se trata de una técnica ampliamente utilizada no existen suficientes evidencias de mejora frente a los métodos tradicionales.

Aunque es cierto que existen publicaciones que avalan el método, estas están orientadas a personas de edad avanzada. Así Kemmler y colaboradores publican en “The Official Journal of the American Aging Association” un artículo bajo el título “Impact of whole-body electromyostimulation on body composition in elderly women at risk for sarcopenia: the Training and ElectroStimulation Trial (TEST-III)” en el que se propone la electroestimulación como un método útil y eficaz para mantener la masa magra y fuerza muscular en personas de edad avanzada que por sus limitaciones físicas o aversión al deporte no lo practiquen con la asiduidad suficiente. En la misma línea y del mismo autor encontramos el artículo “Effects of whole-body electromyostimulation on resting metabolic rate, body composition, and maximum strength in postmenopausal women: the Training and ElectroStimulation Trial.” (Efectos de la electroestimulación en todo el cuerpo en la tasa metabólica basal, la composición corporal y la fuerza máxima en mujeres posmenopáusicas: Ensayo de entrenamiento y electroestimulación) en la revista “Journal of strength and conditioning research”.

El perfil de personas que solicitan este tipo de entrenamiento puede asemejarse en cierto modo (por la aversión y/o falta de tiempo) al de las personas de edad avanzada. Suelen ser personas que no tienen un correcto habito deportivo, con escasez de tiempo y búsqueda de resultados milagro o al menos resultados en un corto periodo de tiempo.

De manera que hay que tener en cuenta esta falta de habito deportivo porque un entrenamiento de estas características no controlado o supervisado por cualquiera que no tenga la formación necesaria puede suponer un sobreesfuerzo para el cuerpo y esto que a priori puede parecer que nos referimos a unas simples agujetas va mucho más allá e incluso puede provocar una situación grave de riesgo para la salud. El sobre entrenamiento y los esfuerzos excesivos prolongados traen aparejados un sobreesfuerzo de los riñones para poder filtrar los productos de desecho derivados de las reacciones metabólicas celulares. Cualquier persona que realice un entrenamiento excesivo en el gimnasio elevara los niveles de creatininfosfoquinasa (CPK) en sangre. La CPK es un enzima que se encuentra principalmente en el corazón, en el cerebro y en los músculos esqueléticos. Cuando aparece elevada es porque estos tejidos han sufrido algún daño. Los niveles normales de CPK en suero van de 24 a 194 U/ml.

¿Y por qué contamos todo esto?

En el año 2015 Finsterer y colaboradores publicaron el artículo “Severe rhabdomyolysis after MIHA-bodytec® electrostimulation with previous mild hyper-CK-emia and noncompaction” en “International Journal of Cardiology”  en el que estudian el caso de una mujer sin hábitos deportivos en la que tras una sola sesión de “biofitness” presentó niveles de 86.033 IU/L de CPK por lo que fue ingresada con diagnóstico de Rabdomiolisis (necrosis muscular) y posible fallo renal agudo.  Tardó ocho días en recuperar niveles aceptables de CPK y once en desaparecer el dolor muscular.

La rabdomiolisis es un trastorno en el que el músculo estriado se “desintegra” rápidamente y los productos de la disolución de las células musculares dañadas son liberados en la circulación; algunos de ellos, como por ejemplo la mioglobina, son lesivos para el riñón y pueden causar insuficiencia renal aguda. La gravedad de los síntomas, que en general consisten en mialgia, vómitos y confusión, depende del grado de daño muscular y de si se desarrolla o no la insuficiencia renal

Ciccolella y colaboradores publicaron en el año 2014 bajo el título “Exertional Rhabdomyolysis and the Law: A Brief Review” en la revista “Clinical Journal of Sport Medicine” un artículo sobre el riesgo de rabdomiolisis por ejercicio en el que recomiendan que:

  • No se use la electroestimulación integral como única fuente de actividad física.
  • Tampoco se utilice en individuos no habituados al entrenamiento o deportistas que generen niveles de CPK superiores a lo habitual tras la actividad física.

Además, advierten que:

  • Ser un deportista experimentado y entrenado no previene de sufrir rabdomiolisis y por tanto fallo renal agudo tras una sola sesión de electroestimulación integral o electrofitness.
  • Se recomienda como norma general, y para evitar serios problemas de salud, controlar el color de la orina (uno de los síntomas es orina de color oscuro, muy concentrada o colúrica) y los niveles de CPK en sangre durante las 48 horas posteriores a la realización de una sesión de electroestimulación integral, electrofitness o biotraje.
  • No se debe hacer caso únicamente al dolor muscular como único indicador de daño muscular puesto que pueden existir niveles dramáticamente altos de CPK (marcador de daño muscular y principal indicador de rabdomiolisis) sin dolor muscular asociado.
  • En caso de observar síntomas propios de rabdomiolisis, como orina más oscura de lo habitual, acudir urgentemente al hospital y poner en conocimiento del personal sanitario la reciente realización de una sesión de electroestimulación integral, electrofitness, o biotraje. Es importante utilizar todos los nombres normalmente asociados a esta práctica puesto que el personal sanitario no tiene por qué conocer todos los nombres que los diferentes centros o franquicias utilizan como estrategia de márketing.
  • No consumir alcohol si se practica cualquier tipo de electroestimulación.

Pero por si el riesgo de rabdomiolisis no fuera suficiente para evitar realizar este tipo de entrenamiento sin el control de un profesional adecuado además puede llegar a producir un déficit del control motor ya que cuando nuestro cuerpo genera un movimiento, el estímulo se produce a nivel cerebral, y se trasmite a través de las vías nerviosas eferentes, que provocan la contracción muscular. Sin embargo, cuando se emplea un sistema de electroestimulación, el estímulo se provoca a nivel muscular de forma involuntaria, y se transmite a través de las vías aferentes hasta el sistema nervioso central.

Como resumen: ¿Electroestimulación integral SI o NO?

Sí, pero teniendo en cuenta que debe ser realizada bajo supervisión de personal correctamente formado y teniendo en cuenta que no debe ser el único entrenamiento que se realice. Además, debemos tomar las precauciones necesarias para evitar complicaciones serias de salud.

Share this article

admin

×

Reserva una cita y nos pondremos en contacto contigo para confirmarla.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies