Metotrexato y Artritis Reumatoide

julio 22, 2016 - by admin - in Enfermería, Noticias

No Comments

El metotrexato es un fármaco citostático que a pequeñas dosis resulta muy efectivo en el tratamiento de la Artritis Reumatoide (AR). Se engloba dentro de los fármacos llamados modificadores de la enfermedad (FAME’s o DMARD’s en ingles) porque reduce la inflamación articular provocada por la alteración de nuestro sistema inmune. Su mecanismo de acción funciona inhibiendo a la enzima dihidrofolato reductasa (DHFR), que es una proteína clave en el metabolismo del ácido fólico, una vitamina que regula la cantidad de folato disponible dentro de la célula para la síntesis de proteínas y ácidos nucleicos.

Actualmente los reumatólogos suelen preferir introducir el metotrexato de forma temprana para evitar el avance de la enfermedad y las secuelas irreversibles que esto puede suponer. Suele utilizarse como medicamento de segunda línea (inductores de remisión o antirreumáticos de acción lenta) y aunque puede administrarse en monoterapia (solo metotrexato) con frecuencia se asocia a otros fármacos (como los fármacos biológicos o los antiinflamatorios).

El metotrexato puede administrarse por vía oral aunque dependiendo de la dosis o e la intolerancia digestiva que puede presentarse puede administrarse en forma de inyección por vía subcutánea o intramuscular. Habitualmente se comienza con una dosis baja (7,5-10mg/semana) que puede aumentarse en una escalada rápida si fuese necesario (hasta alcanzar los 25mg/semana).

Es importante recalcar que la administración de metotrexato en el tratamiento de la AR se realiza de forma SEMANAL (no diaria, lo que supondría una sobredosis del fármaco que podría llegar a niveles tóxicos con efectos graves para el organismo).

Aunque se trata de un fármaco seguro es necesario seguir ciertas precauciones. Es necesario un control de enzimas hepáticas antes de comenzar y durante el tratamiento y también se debe controlar la función renal y un control hematológico para evitar toxicidad en la médula ósea (como hemos dicho al comienzo, se trata de un fármaco citostático que a pequeñas dosis tiene un efecto modificador de la artritis).

El metotrexato es un fármaco inmunomodulador de manera que existe un riesgo ligeramente mayor de contraer infecciones y por tanto es importante prestar atención a la aparición de fiebre o cualquier otro síntoma que pueda indicar la presencia de un proceso infeccioso oportunista.

También hay que tener en cuenta completar nuestro calendario vacunal a fin de recibir todas aquellas vacunas que nos falten, sobre todo aquellas procedentes de virus vivos o atenuados antes de comenzar el tratamiento con metotrexato.

Es muy importante tener en cuenta que dada la interacción del metotrexato con el metabolismo del acido fólico es necesario suplementar a los pacientes que reciben tratamiento con metotrexato con acido fólico (acfol) que se toma entre 24-28h después de haber tomado el metotrexato.

En KiddoSalud contamos con profesionales de la enfermería especializados en el campo de la reumatología que pueden ayudarte con el control y la administración del metotrexato. No dudes en ponerte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte.

Share this article

admin

×

Reserva una cita y nos pondremos en contacto contigo para confirmarla.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies